Tecnología

Una nueva patente presentada por Valve nos enseña un posible Index inálambrico.

Este nuevo visor sería totalmente independiente y con un nuevo sistema de sujeción.

Valve nos acaba de sorprender a todos con la presentación de una nueva patente de lo que podría ser un nuevo modelo de sus Valve Index, pero esta vez serían totalmente independientes y lo más importante, inalámbricas.

Ahora, más de un año después de la presentación de uno de los mejores visores de VR, los Valve Index, nos traen esta nueva patente donde además se puede entrever un nuevo sistema de sujeción mucho más ergonómico y más cómodo.

valve
Imagen cortesía de Valve.

Cabe recordar que aunque se presenten estas patentes, no son una garantía del producto final, ni siquiera que se vayan a utilizar, pero es verdad que marcan el camino que la empresa ha decidido seguir con sus visores por lo que, si bien no todos los detalles aparecen en el resultado final, son muchos de los que podremos disfrutar.

Conclusiones a las que podemos llegar.

En la patente podemos diferenciar hasta tres versiones diferentes de gafas, todas ellas con una parte importante detrás de ellas en la que se puede adivinar la ubicación del hardware que moverá la imagen, tanto inalámbricamente como de forma independiente, al estilo de las Quest 2.

Esta primera versión, la que pertenece a la imagen antes vista, se puede observar la zona mencionada anteriormente y un dial en la parte superior que facilitaría el ajuste del visor.

En la segunda vista, la parte trasera cambia significativamente, acoplando una almohadilla que mejoraría la comodidad, aunque personalmente parece mucho más voluminosa, lo que inicialmente la haría más incómoda a la hora de jugar.

valve 2
Imagen cortesía de Valve.

La tercera y última, la almohadilla trasera parece tener una forma fija y rígida dejando dos diales superiores para los ajustes de las correas laterales y superiores. Esta vez sí, parece ser mucho más cómodo para el usuario.

valve 3
Imagen cortesía de Valve.

Podemos sacar la conclusión de que en estos dos últimos modelos, la finalidad del diseño es alejar un poco los componentes de lo que sería nuestra cabeza, quizás para aliviar la sensación de calor que los componentes eléctricos puedan generar.

La sensación de calor en los visores VR, sobre todo los independientes, es un tema muy importante, ya que un exceso de la misma puede producir una sensación de agobio que podría echar a perder una buena sesión de juego o trabajo, haciéndonos desistir del uso del sistema.

No hay nada seguro aún.

No podemos sacar demasiadas conclusiones por el momento, pero es cierto que el nivel de detalle de las patentes nos hace pensar que el trabajo se encuentra en una versión muy avanzada y no deberíamos estar hablando de años sino de meses, quizás para el próximo 2022.

Si es cierto, que solo les quedaría trabajar duro en un tema sumamente importante y no es otro que, conociendo el auge que están viviendo las tecnologías mixtas, la dura competencia que crece a diario, la inminente llegada de las PSVR 2 y un sinfín de motivos más, deberán hilar muy fino a la hora de poner precio a su visor, ya que seía motivo de que muchos usuarios opten por una opción más económica, aunque tengan que sacrificar algunos aspectos técnicos.

¿Qué opináis vosotros? ¿Preferís pagar mucho más por un visor de mucha más calidad o buscaríais un visor de prestaciones más bajas pero más asequible, económicamente hablando? Recordar que la primera versión de las Valve Index tienen un precio de 1.079 €.

Dejar vuestras opiniones en comentarios.

 

 

 

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x