AnálisisPSVRVideojuegos

Análisis Iron Man VR

Camouflaj y SIE ofrecen una aventura del héroe de Marvel en exclusiva para PlayStation VR

Tony Stark: multimillonario, Playboy, filántropo… y superhéroe a tiempo completo. Se trata de Iron Man, uno de los personajes más populares de Marvel que saltó al mainstream gracias a las películas de acción real, donde es interpretado por Robert Dawney Jr. en multitud de filmes. Ahora, Stark podrá hacer gala de su superpoder, el dinero, en realidad virtual.

El pasado 3 de julio llegaba a las tiendas Iron Man VR, un título desarrollado por Camouflaj en exclusiva para PlayStation VR bajo el amparo de SIE (Sony Interactive Entertainment). Este título pretende ser uno de los caballos de batalla de la plataforma de realidad virtual de Sony, algo escasa de exclusivos potentes. Y qué mejor manera de despegar que con los motores de Iron Man.

¡Por cierto! Hay disponible una extensa demo gratuita en PlayStation Store ¿A qué esperas?

Iron Man VR

Historia

Tony Stark es un personaje público conocido por sus excesos y excentricidades en los que emplea su fortuna, ganada gracias a la venta de armas, un negocio que heredó de su padre. No obstante, un día descubre de primera mano el daño que pueden causar sus «productos» al ser capturado en un país envuelto en la guerra.

Tony consigue escapar gracias al desarrollo de una armadura de combate. Escapar tiene un precio, y nuestro héroe alberga un trozo de metralla acercándose incansable a su corazón, sólo detenido por un dispositivo que guarda dentro del pecho. Sin él, su corazón sería perforado a las pocas horas.

Toda esta situación consigue que el empresario se replantee su impacto en el mundo, y usará su intelecto para desarrollar una armadura de combate personal con la que enfrentarse a los villanos cara a cara. Se convertirá en Iron Man, el hombre de hierro.

Iron Man VR comienza 5 años más tarde y narra la batalla de Iron Man contra un enemigo llamado Fantasma, quien quiere recordar a nuestro héroe sus errores del pasado. La fortuna de Stark está manchada de la sangre de inocentes, y por mucho que intente redimirse, es un hecho que no cambia. Verle disfrutar de lujos en su mansión de Malibú mientras se muestra socarrón con la prensa tampoco consigue crear cercanía con el pobre y el desvalido.

Fantasma usará toda la antigua tecnología militar de Stark para atacar no sólo a nuestro héroe, sino también su misión y su legado, llevándose a quién sea por el camino, inocentes o no. Iron Man deberá llegar al final del asunto y descubrir quién está detrás del nombre para evitar que ponga a nadie más en peligro.

Iron Man VR

La trama del juego es una aventura clásica de superhéroes sin más pretensión que entretener al jugador durante la duración del juego. Introduce con acierto el pasado de Tony y varios de sus secundarios para imbuir al juego de todos los elementos clásicos del personaje.

Sin embargo, el guión puede llegar a ser insufrible, con chistes sin gracia y fuera de contexto que consiguen sacar al jugador de la aventura. Tony Stark es socarrón y bocazas, pero hay que saber llevar las conversaciones con algo más de conocimiento. Conversaciones terriblemente ejecutadas fruto de un guionista con poca pericia que conseguirán que te lleves las manos a la cabeza.

Sonido

El doblaje acompaña bien, por suerte, aunque no deslumbra. Una vez superado el escollo de no escuchar a la voz habitual de Iron Man disfrutaremos de un elenco más que correcto para el resto de la aventura.

La música tampoco destaca especialmente, pero los efectos, fuertemente inspirados en las películas, son un auténtico gustazo que aumenta con el uso de auriculares. De hecho, el título juega en ocasiones con ellos, ofreciendo por ejemplo llamadas de teléfono que escucharemos a la perfección al acercarnos el teléfono a la oreja. Un sonido inmersivo que mejora enormemente las sensaciones del juego.

Jugabilidad

La jugabilidad es realmente el punto fuerte de Iron Man VR. Se podría decir que es un simulador de vuelo, aunque el título va mucho más allá. Iron Man maniobra gracias a motores de vuelo autónomo situados en sus manos y pies. Camouflaj ha optado sabiamente por adaptar todo el control de juego a los mandos de movimiento de PlayStation, Move.

Iron Man VR

Para ejecutar todas las opciones jugables del título será esencial la posición de ambos mandos. Dependiendo de la dirección en la que apuntemos, nos moveremos en cualquiera de las direcciones. Es importante pensar en ellos como lo que son, motores de movimiento de nuestro traje. Si mantenemos las palmas hacia abajo podremos volar hacia arriba, mientras que de mantenerlas hacia nuestra espalda nos impulsaremos hacia delante, imitando la mítica postura de vuelo del héroe.

El sistema de movimiento puede parecer complejo y frustrar en un inicio. Es necesario adaptarse y acomodar ligeramente la memoria muscular para descubrir el auténtico potencial de Iron Man VR. Mover al héroe adecuadamente se consigue con una combinación de movimientos de muñeca y del visor, consiguiendo así poder surcar los cielos con rapidez pulsando tan sólo los gatillos de Move.

Y no sólo el movimiento. Iron Man también usará los brazos para desplegar armas de todo tipo y hasta pegar puñetazos. Al levantar los brazos desplegaremos las armas de Iron Man, que dependerán de la posición de ambas muñecas. Con la palma hacia arriba podremos usar los míticos repulsores de Iron Man, mientras que al bajar la muñeca, el personaje usará el arma que hayamos equipado en el antebrazo, desde misiles guiados o antiblindaje a bombas inteligentes y muchas otras opciones gracias al sistema de mejora y personalización, que incluye también distintas skins desbloqueables. Incluso tendremos a nuestra disposición el icónico Unibeam o el aterrizaje con puñetazo ¿Qué más se puede pedir?

Pero espera, si usamos lo mismo para movernos que para atacar ¿no es mucho lío? Al principio puede abrumar un poco tener que esquivar mientras atacamos, pero a la larga descubres que se trata del sistema perfecto para un juego como este. Esquivar con un brazo mientras atacas con el otro o usar misiles teledirigidos mientras atacas a otra nave con la otra mano o incluso usar ambos repulsores a la vez en caída libre son algunos de los placeres que aporta Iron Man VR una vez te haces con el control. Te sentirás 100% dentro de la armadura del superhéroe.

Iron Man VR

Una jugabilidad que premia los reflejos, la inmersión, la habilidad y la toma rápida de decisiones. Y lo que es más importante, es tremendamente divertido. Volar, destruir enemigos, esquivar… Una delicia.

El único fallo en la jugabilidad es que puede ser poco preciso en espacios pequeños o que requieran precisión. En ocasiones la velocidad puede ser la peor consejera y acabar estampados contra la pared repetidas veces o no conseguir aterrizar adecuadamente en un tejado.

Gráficos

Pero esta pequeña molestia palidece al lado del principal problema del título: los gráficos. Camouflaj parece haber querido morder más de lo que podía tragar y ofrece un juego gráficamente pobre, especialmente en las fases de acción. Volar entre las calles de Shangai tiene poco valor si se trata de multitud de edificios iguales y unas calles vacías al más puro estilo Superman 64.

Es normal que renderizar todo ese contenido en realidad virtual a la velocidad a la que vuela Iron Man es complicado, pero se deberían haber buscado otros escenarios u otras opciones que no hiciesen lucir al juego como un producto de pasadas generaciones.

También encontramos pequeños detalles como crear revistas y poner renglones vacíos en lugar de letras y otros ejemplos que demuestran la poca pericia del estudio con los detalles. Algo que, si bien no es decisivo, sí que dejan un regusto de dejadez y vagancia en un título que lleva el nombre de nada más y nada menos que uno de los héroes más queridos en la actualidad.

Iron Man VR

Esto se suma a unos tiempos de carga delirantes para cualquier acción. Todos conocemos una de las escenas más promocionadas del título, cuando Tony cae de un avión en pleno vuelo y se coloca el traje. Me encontraba esperando ese momento con ilusión cuando descubro que en esa sola secuencia entre que está en el avión hasta que podemos jugar ya con el traje puesto hay 3 tiempos de carga, reduciendo progresivamente mi hype.

Estos tiempos se alargan enormemente entre niveles, llegando a los 2 minutos en alguna ocasión. Ese momento en el que sabes lo que toca, te quitas el casco, te sientas, te secas el sudor veraniego de la frente, miras el móvil y aquello sigue cargando. De nuevo entiendo que los escenarios son grandes y la tecnología poco avanzada, pero para uno de los principales reclamos de una plataforma espero más eficiencia y gráficos más punteros.

Conclusión

Iron Man VR es un título en el que puedes vislumbrar a la perfección hacia dónde se han dirigido los recursos: la jugabilidad. Se trata de un juego muy divertido con un control que, una vez dominado, nos regalará momentos espectaculares de lucha aérea en un control que oscila entre el shooter en primera persona y el simulador aéreo. Una impresionante experiencia que pondrá al jugador en la armadura del deslenguado superhéroe.

Iron Man VR

Sin embargo, el título pelidece en el resto de apartados en mayor o menor medida, con un guion insulso, unos gráficos algo desfasados y unos tiempos de carga demasiado elevados. Es un juego estupendo con el que darle vida a PlayStation VR con un atractivo precio de 39,99 euros (o un pack que incluye ambos Move por 99,95 euros), pero se queda un paso por detrás de lo esperado en uno de los abanderados de la plataforma de Sony.

2.5
Gráficos
4.5
Mecánicas
4
Controles
3.5
Audio
4.5
¿Es divertido?
Valoración 3.8 / 5
en resumen ...
Un título entretenido y con gran jugabilidad pero por debajo de lo esperado en el resto de apartados
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x